Tasas al CO2 en Alemania y otros países; ¿El Sistema de Comercio de Emisiones ETS en Europa resulta insuficiente?

Home/Destacado, Energía, M·Blog, Regulación/Tasas al CO2 en Alemania y otros países; ¿El Sistema de Comercio de Emisiones ETS en Europa resulta insuficiente?

Tasas al CO2 en Alemania y otros países; ¿El Sistema de Comercio de Emisiones ETS en Europa resulta insuficiente?

El Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS) es cada vez más relevante. Cada año hay menos asignaciones disponibles, la tendencia de los precios a largo plazo es al alza (a pesar de las recientes caídas), y el incentivo para reemplazar las tecnologías de producción intensivas de CO2 por otras menos contaminantes se vuelve cada vez más fuerte. Sin embargo, cada vez más países no parecen querer depender única y exclusivamente del sistema ETS para lograr sus objetivos de reducción de emisiones. En parte porque ETS no se aplica a todos los sectores de la economía, y en parte porque creen que el incentivo de ETS no es lo suficientemente contundente. El más reciente en esta lista de países es Alemania, que anunció como parte de su Plan de Acción Climática para 2030 un esquema adicional de fijación de precios de emisiones de CO2 para sectores no cubiertos por ETS. Antes del verano, los Países Bajos anunciaron un plan para introducir una tasa adicional de CO2. En otros países, como el Reino Unido y Suecia, ya se han aplicado impuestos adicionales al CO2 desde hace algún tiempo. En este blog intentaremos arrojar algo de luz sobre los diversos tipos de medidas, cómo interactúan con ETS y qué efectos tendrán.

Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS)

Pero primero volvamos a lo básico. El ETS se aplica a todas las emisiones de gases de efecto invernadero en la generación de electricidad, la industria intensiva en energía y la aviación civil dentro de la UE, más Islandia, Liechtenstein y Noruega. Esto suma aproximadamente 11 mil instalaciones y líneas aéreas que usan mucha energía en esos países y cubre alrededor del 45 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. A menudo simplemente hablamos sobre las emisiones de CO2 (y lo haremos desde aquí), pero ETS también cubre otros gases de efecto invernadero como el N2O y el PFC.

ETS se encuentra actualmente en su tercera fase, que dura de 2013 a 2020, durante ese período la cantidad anual de derechos de emisión de CO2 dentro de ETS se reduce en un 1,74 por ciento. Durante el período total de la tercera fase, el 57 por ciento de la cantidad total de derechos se subastará, mientras que los derechos restantes están disponibles para asignación gratuita. Los generadores de energía ya no reciben asignaciones gratuitas. La proporción de asignaciones gratuitas para la industria disminuirá gradualmente cada año del 80 por ciento al 30 por ciento en 2020. Las aerolíneas continúan recibiendo una gran parte de sus asignaciones de forma gratuita.

Para 2020, las emisiones de los sectores cubiertos por ETS serán un 21 por ciento menores que en 2005. Durante la cuarta fase, que se extenderá de 2021 a 2030, el número de derechos se reducirá en un 2,2 por ciento por año, lo que debería dejar el nivel total de emisiones en 2030 un 43 por ciento más bajo que en 2005.

Programa alemán de acción climática 2030

Aunque el ETS parece ser una condición necesaria para una política climática efectiva, no es una condición suficiente. En primer lugar, porque ETS no cubre todos los sectores emisores. Pero todas las emisiones son importantes. Si nos centramos en 2030, la UE tiene un objetivo general para la reducción de emisiones del 40 por ciento, que se divide en un objetivo del 43 por ciento para ETS y 30 por ciento para los sectores que no son ETS. Este objetivo general del 30 por ciento se especifica por país, y en el caso de Alemania asciende al 38 por ciento. En su Programa de Acción Climática 2030, Alemania ha establecido el objetivo aún más ambicioso de una reducción general del 55 por ciento. Y para ello se requieren medidas adicionales.

Fuente: European Commission (https://ec.europa.eu/clima/policies/effort_en)

Una de las medidas más destacadas en el Programa alemán de acción climática 2030 es un esquema adicional de fijación de precios del CO2. Este esquema estará dirigido a dos sectores que actualmente no están cubiertos por ETS: el transporte y los edificios (principalmente calefacción). Sectores que actualmente se alimentan principalmente de combustibles fósiles, por ejemplo, el combustible para calefacción todavía se utiliza en los hogares. Los dos sectores son responsables de aproximadamente el 33 por ciento de las emisiones de Alemania. Las emisiones del sector de la construcción han caído un 38 por ciento desde 1990, pero las del transporte han aumentado un 1,8 por ciento. La reducción de emisiones en estos sectores deberá acelerarse para alcanzar el objetivo general de reducción.

Para acelerar la reducción de emisiones, Alemania introducirá un esquema de fijación de precios de CO2 para estos dos sectores. A partir de 2021, se pagará un precio fijo por tonelada de CO2 emitida. El precio comenzará en 10 euros por tonelada de CO2, y luego aumentará a 20 euros en 2022, 25 euros en 2023, 30 euros en 2024 y finalmente a 35 euros en 2025. De 2026 en adelante, se establecerá un número fijo de derechos de emisión y disminuirá anualmente en línea con el objetivo de reducción general. Esto se acercará mucho a la creación de un mini-ETS. Los precios se determinarán en el mercado, sin embargo, habrá un rango de precios de entre 35 y 60 euros por tonelada de CO2.

El precio del CO2 será pagado por los minoristas de calefacción y combustibles para motores. Los minoristas ajustarán los precios para compensar los costos adicionales, de modo que los consumidores pagarán las emisiones que causan. Inicialmente, se calcula que esto aumentará el precio de la gasolina y el Diesel en aproximadamente 3 céntimos por litro, en 2026 el aumento de precios será de entre 10 y 18 céntimos.

Además del esquema de fijación de precios de CO2, el gobierno alemán acordó una serie de otras medidas:

  • El recargo renovable de Alemania en el precio de la electricidad se reducirá un 0,25 c€/kWh en 2021, y un 0,625 c€/kWh partir de 2023.
  • Las ganancias adicionales del esquema de precios de CO2 se utilizarán para reducir aún más el recargo sobre el precio de la electricidad.
  • Las reformas para hacer que las casas sean más eficientes energéticamente serán deducibles de impuestos.
  • Se ofrece un subsidio adicional para reemplazar los sistemas de calefacción de gasoil. Se prohibirá este tipo de instalaciones de nueva construcción a partir de 2026.
  • La capacidad instalada de energía de carbón se reducirá a 17 GW para 2030, y se eliminará gradualmente para 2038.

Más sistemas de precios de CO2

Como ya adelantábamos, Alemania no es el único país que opta por un esquema adicional de fijación de precios de CO2 para reducir las emisiones. De hecho, muchos países tienen un complejo sistema de impuestos para productos energéticos como la gasolina, el gas y la electricidad. Sin embargo, algunos países tienen impuestos directamente relacionados con la cantidad de CO2 emitido. Entre ellos, hay básicamente dos enfoques:

  • Uno es básicamente ampliar ETS aplicando un precio de CO2 a sectores no cubiertos por ETS, como Alemania.
  • El otro enfoque es intensificar el ETS mediante la aplicación de un precio mínimo o adicional para las emisiones de CO2 dentro de los sectores ETS.

Suecia

Suecia probablemente tiene el esquema de fijación de precios de CO2 más antiguo. Esta en vigor desde 1991. Toma la forma de un impuesto sobre todos los combustibles fósiles en proporción a sus emisiones de CO2 cuando se queman. Los biocombustibles sostenibles no causan un aumento neto de CO2 en la atmósfera y, por lo tanto, están exentos. El impuesto se aplica a todos los sectores no cubiertos por ETS. El impuesto sobre el carbono se introdujo en 1991 a una tasa de 24 € / t CO2 y aumentó a 114 € / t en 2019. Al aumentar gradualmente el nivel impositivo, los hogares y las empresas que han tenido tiempo de adaptarse y consiguiendo objetivos sin perjudicar la economía. 

Reino Unido

El Reino Unido eligió reforzar el ETS e introdujo un precio mínimo de carbono en 2013. Este precio mínimo se aplica a los combustibles fósiles utilizados para la generación de electricidad. Los generadores de electricidad pagan dos componentes por sus emisiones de CO2: el precio de emisión de ETS y el Precio de Soporte de Carbono que (en su momento) suplía el precio de ETS para garantizar que los generadores de energía paguen la cantidad mínima establecida por tonelada de CO2. Cuando se introdujo el precio mínimo de carbono, se planeó aumentar cada año hasta 30 £ / t en 2020. Sin embargo, el precio mínimo se ha congelado en el nivel de 2016 de 18 £ / t hasta 2021. A pesar de que el precio mínimo ha sido limitado, parece haber tenido bastante éxito. Durante los primeros cinco años después de la introducción del precio mínimo de carbono, el Reino Unido ha reducido sus emisiones de la producción de energía a carbón en un 50 por ciento. El Reino Unido ahora usa una cantidad significativamente mayor de centrales eléctricas de gas y ha ampliado su capacidad de energía renovable. Ahora que el precio ETS es más alto que el precio mínimo (congelado), el precio mínimo ha perdido su relevancia (por el momento).

Holanda

Antes del verano, los Países Bajos anunciaron planes para introducir una tasa de CO2 similar al precio mínimo en el Reino Unido. Aunque los Países Bajos y Alemania mantuvieron conversaciones para coordinar la política climática, ambos optaron por diferentes versiones de precios adicionales de CO2. A diferencia de la versión del Reino Unido, el gravamen holandés comprende todos los sectores ETS, también la industria intensiva en energía. El impuesto holandés sobre el CO2, como el británico, establecerá un precio mínimo para el CO2. Las empresas pagan la diferencia entre el ETS y el precio mínimo. Las empresas no tendrán que pagar la cantidad adicional sobre todas sus emisiones, solo sobre las emisiones que excedan un cierto valor de referencia para una producción altamente eficiente. El impuesto sobre el CO2 comenzará a 30 € / t en 2021. Suponiendo un precio ETS de, por ejemplo, 25 € / t, esto significará 5 € / t adicionales. Se prevé que la tasa aumente a 150 € / t en 2030. El precio se ajustará para alcanzar el objetivo de reducción de 14,3 Mton CO2 en 2030.

Conclusión

Los esquemas de fijación de precios del CO2 se consideran un mecanismo eficiente para combatir el cambio climático. Poner un precio a estas emisiones permitirá a los productores determinar cómo reducir las emisiones de manera más eficiente. Lo mejor es utilizar un enfoque europeo (o incluso internacional más amplio), para evitar fugas de carbono y mantener un campo de juego nivelado. Pero los esquemas nacionales de fijación de precios del CO2 (especialmente para los sectores domésticos) también pueden ser efectivos y de hecho necesarios para alcanzar objetivos ambiciosos de reducción de emisiones. Será interesante ver si el nuevo esquema alemán de fijación de precios del CO2 puede evolucionar hacia un esquema de intercambio de derechos de emisión paralelo. Si ese es el caso, podría ser el comienzo de una adición europea al ETS.

El efecto de los nuevos esquemas nacionales de fijación de precios del CO2 en ETS parece ser limitado. Los precios aplicados a las emisiones de otros sectores, como en Alemania y Suecia, no afectan en principio al ETS. Los precios mínimos de emisión, como en el Reino Unido y los Países Bajos, hacen que el precio ETS sea menos relevante para las empresas de esos países, ya que de todos modos pagarán el precio mínimo. Podría ser que, debido al precio más alto, las compañías en estos países reducen sus emisiones más rápidamente. Esto llevaría a más derechos de emisión disponibles para las empresas en otros países, reduciendo el precio del ETS.

Para los países interesados ​​hay efectos mixtos. La introducción de esquemas de precios de CO2 es una buena noticia con respecto a los objetivos climáticos. Tiene un costo para los sectores involucrados, pero los ingresos del gobierno generados se pueden usar para reducir los costos en otros lugares. Por ejemplo, en el caso alemán, los ingresos del esquema de fijación de precios de CO2 se utilizarán para reducir el recargo renovable en la factura de electricidad. Y Suecia ha demostrado que incluso un precio de CO2 de más de 100 € / t puede mantenerse cuando se aplica con prudencia.

Rens van de Ven | Energy Consultant

By | 2019-10-08T14:16:04+00:00 octubre 8th, 2019|Categories: Destacado, Energía, M·Blog, Regulación|Tags: , , |0 Comments

Deja un comentario