Las renovables no son inmunes a la crisis del Covid-19, pero son más resistentes.

Home/Destacado, Electricidad, Energía, Gas, Gas, M·Blog/Las renovables no son inmunes a la crisis del Covid-19, pero son más resistentes.

Las renovables no son inmunes a la crisis del Covid-19, pero son más resistentes.

Las renovables ha sido hasta ahora la fuente de energía más resistente a las medidas de cierre del Covid-19. En el primer trimestre de 2020, el uso mundial de energía renovable en todos los sectores aumentó alrededor del 1,5% en relación con el primer trimestre de 2019 según la Agencia Internacional de Energía. El aumento fue impulsado por un incremento de alrededor del 3% en la generación de electricidad renovable después de que se completaran en 2019 más de 100 GW de energía solar fotovoltaica y unos 60 GW de proyectos de energía eólica.

Además, la disponibilidad de energía eólica fue más alta en Europa y los Estados Unidos en el primer trimestre de 2020. Las energías renovables también son más resistentes a una menor demanda de electricidad debido a sus bajos costes de operación.

La participación de las renovables en la generación de electricidad mundial aumentó a casi el 28% en el primer trimestre de 2020 desde el 26% en el primer trimestre de 2019. El aumento se produjo principalmente por el coste del carbón y del gas, aunque estas dos fuentes siguen representando cerca del 60% del suministro de electricidad mundial.

Sobre una base horaria, las renovables satisficieron una mayor proporción de la demanda de electricidad durante la mayor parte del primer trimestre de 2020. Antes de que se aplicasen las medidas del confinamiento, las cuotas eran similares o superiores debido a las condiciones meteorológicas favorables, los proyectos finalizados en 2019 y el limitado crecimiento de la demanda de electricidad.

Una vez que se aplicas estas medias, la demanda de electricidad disminuyó mientras que los niveles de energía eólica y solar fotovoltaica se mantuvieron estables. Esto dio lugar a un notable aumento de la participación de las renovables en la demanda. En múltiples regiones se han registrado cuotas horarias récord en la demanda de electricidad durante los cierres, entre ellas Alemania, Bélgica, Italia, Hungría y algunas zonas de Estados Unidos.

Fuente: AIE

La industria renovable

La industria de renovables está enfrentando a interrupciones en la cadena de suministro y a una ralentización de la actividad de instalación debido a las medidas de bloqueo. Habiendo pausado o reducido la producción debido a los cierres en varias provincias clave, China – que representa más del 70% de la fabricación mundial de módulos solares fotovoltaicos – está aumentando la producción de nuevo.

La tecnología eólica, por otra parte, está mucho más interconectada a nivel mundial. Algunas instalaciones de producción en Europa, India y en varios estados de Estados Unidos se cerraron o redujeron su actividad en marzo.

Estas interrupciones, especialmente en febrero y marzo, han repercutido en los centros de fabricación, ya que las turbinas eólicas requieren múltiples piezas que se envían desde todo el mundo.

Los biocombustibles líquidos se ven directamente afectados por la disminución de la demanda de combustible para el transporte por carretera, ya que se mezclan con la gasolina o el gasóleo.

Las instalaciones de producción de etanol y biodiésel del Brasil, Unión Europea y los Estados Unidos han reducido su producción como consecuencia de la lentitud de la demanda local e internacional.

La producción de etanol de Estados Unidos se redujo en casi un 50% entre finales de febrero y principios de abril, ya que numerosas plantas estuvieron inactivas o redujeron su producción. El sector del etanol en Brasil está sometido a una doble presión: la limitación de la demanda y los bajos precios de la gasolina.

Las plantas de etanol de muchos países se han aventurado a producir el tan necesario desinfectante de manos.

Estimaciones para un 2020 (o lo que resta de 2020)

La AIE estima para el año 2020, que la generación de electricidad renovable crecerá casi un 5% a pesar de los retrasos en la construcción de nuevos proyectos causados por la crisis de Covid-19. De este modo, las renovables alcanzaran casi el 30% del suministro de electricidad a nivel mundial, reduciendo a la mitad la brecha con el carbón (de 10 puntos porcentuales en 2019).

La producción de energía hidroeléctrica sigue siendo la mayor incertidumbre en 2020, ya que representa casi el 60% de toda la generación renovable a nivel mundial y depende de las pautas meteorológicas (lluvia y temperatura).

La generación fotovoltaica tiene la incertidumbre y su capacidad de crecimiento en 2020, especialmente en lo que respecta a los proyectos de energía solar fotovoltaica distribuida. El año pasado, una quinta parte de toda la capacidad renovable desplegada en el mundo consistía en que los particulares y las pequeñas y medianas empresas instalasen paneles solares fotovoltaicos en sus tejados o en sus locales comerciales.

Actualmente, la instalación de energía solar fotovoltaica distribuida se ha detenido o se ha ralentizado drásticamente en muchos países, ya que las medidas de bloqueo impiden el acceso a los edificios.

En cuanto la energía eólica puede ser la que más aumente en términos de generación absoluta entre todas las renovables. Algunos plazos importantes de las políticas exigen que los promotores encarguen los proyectos para finales de 2020. En China, todos los proyectos eólicos deben estar en funcionamiento a finales de 2020 para poder optar a los subsidios feed in tariff.

En los Estados Unidos, los proyectos eólicos se encuentran en una situación similar, ya que se les exige que se aseguren de que los proyectos estén en funcionamiento a finales de 2020 para recibir créditos fiscales por producción.

Se prevé que la generación de electricidad para la bioenergía se ralentice debido a las interrupciones en la cadena de suministro y a los problemas logísticos que plantea el suministro de biocombustibles. Por ejemplo, las grandes centrales eléctricas de bioenergía en Europa utilizan como combustible pellets de madera que proceden en su mayoría de América del Norte.

Fuente: AIE

La producción de electricidad renovable depende en gran medida de la disponibilidad de recursos naturales, ya que el clima es el principal determinante de la energía hidroeléctrica, eólica y solar fotovoltaica, que en conjunto representan alrededor del 90% de toda la generación de electricidad renovable.

Las estimaciones para 2020 se basan en las tendencias meteorológicas del pasado, por lo que las desviaciones respecto de estos promedios históricos son una fuente de gran incertidumbre.

Dicha incertidumbre también rodea la salud pública, la economía y, por lo tanto, la energía durante el resto de 2020 que no tiene precedentes. Por lo tanto, estos análisis no solo trazan un camino posible para el uso de energía y las emisiones de CO2 en 2020, sino que también destaca los muchos factores que podrían conducir a resultados diferentes. Sacamos lecciones clave sobre cómo navegar esta crisis de una vez.

Priscila Scheel| Energy Consultant

By | 2020-06-11T08:34:46+00:00 junio 11th, 2020|Categories: Destacado, Electricidad, Energía, Gas, Gas, M·Blog|Tags: , , |Comentarios desactivados en Las renovables no son inmunes a la crisis del Covid-19, pero son más resistentes.