La pandemia y el petróleo

Home/Destacado, Gas, M·Blog/La pandemia y el petróleo

La pandemia y el petróleo

Los mercados mundiales de petróleo y gas se enfrentan a una situación sin precedentes: la demanda está colapsando debido al impacto del coronavirus (COVID-19), mientras que el suministro, que ya es demasiado abundante, aumenta significativamente.

En algunos países, la producción a gran escala y las exportaciones de petróleo y gas proporcionan ingresos vitales para financiar sus presupuestos nacionales, lo que significa que la volatilidad en los mercados mundiales de energía puede traducirse casi instantáneamente en presión macroeconómica.

Cuando los precios caen, estas «economías productoras» a menudo han respondido recortando sus gastos, recortando los salarios de los empleados del sector público y eliminando o retrasando grandes proyectos de capital. Estas medidas han contribuido previamente a un crecimiento económico más lento, o incluso a una contracción.

El concepto fundamental

Hoy, muchos países dependen tanto de los ingresos por hidrocarburos como lo fueron hace varias décadas. Sin embargo, el paso hacia una transición es cada vez más evidente y difícil de esquivar. Factores tanto del lado de la demanda como de la oferta han sugerido durante años que estamos entrando en un período de presión sostenida que dependen en gran medida de los ingresos del petróleo y el gas.

Por el lado de la oferta, el crecimiento sin precedentes en la producción de esquisto fue el principal impulsor de la importante caída de precios en 2014, y sigue siendo uno de los fuertes pilares para el mercado actual con exceso de oferta.

Por el lado de la demanda, existen profundas preguntas sobre la perspectiva de la demanda a largo plazo, ya que las mejoras en la eficiencia y el uso creciente de vehículos eléctricos se combinan con los esfuerzos intensos de los gobiernos y los consumidores de todo el mundo para responder al cambio climático.

La caída en el precio del petróleo durante 2014 y 2015 fue una llamada de atención para muchos gobiernos productores. Subrayó la necesidad de un cambio, pero al mismo tiempo socavaron los medios para apoyarlo, ya que muchos presupuestos públicos se redujeron drásticamente.

Hoy, estamos presenciando otro shock, esta vez desde el lado de la demanda (el impacto del coronavirus) y un aumento en la oferta. En muchas economías productoras, las finanzas públicas están en peor estado hoy que hace cinco años, lo que las hace aún menos capaces de absorber el impacto. Y el coronavirus ha llegado para proporcionar una gran prueba para la infraestructura social y de salud de los países.

AIE ha hecho un análisis usando el Modelo Mundial de Energía de la AIE señalando qué impacto podría tener el cambio en las condiciones del mercado durante las últimas semanas en los productores clave. Considerando también el impacto combinado de la disminución de la demanda general de petróleo en 2020 según el último Informe del Mercado del Petróleo de la AIE, un aumento en el suministro de algunos productores de bajo costo y una asunción de precios para el año en que promedios USD 30 por barril.

Los resultados son sorprendentes. Bajo estos supuestos, los ingresos de petróleo y gas para algunos productores clave caerían entre 50% y 85% en 2020, en comparación con 2019. Esto representaría el ingreso más bajo de estos productores en más de dos décadas.

El precio 2020

En algunos casos, el efecto del precio es algo mitigado por una mayor producción. Pero en todos los casos, hay una fuerte caída en los ingresos de al menos el 50% en comparación con 2019.

El impacto de esta caída en los ingresos se sentirá en todos los ámbitos. Las economías productoras no se han recuperado completamente del colapso de precios anterior en 2014.

Se espera que los precios más bajos del petróleo ejerzan una presión fiscal severa sobre algunos de los productores más importantes. En Irak, el precio actual implicaría un déficit presupuestario mensual de USD 4 mil millones simplemente para que el país cumpla con las obligaciones existentes de salarios, pensiones y otros gastos actuales. El país tendría que entrar en niveles aún más en rojo si quisiera proceder con cualquier inversión en proyectos de capital tan necesarios como hospitales, escuelas, carreteras y plantas de energía.

Además de la probable ampliación de los déficits fiscales, la disminución de los ingresos por exportaciones de los países afectará sus balances comerciales generales, lo que provocará una presión a la baja en sus monedas. Para la mayoría de los productores que tienen tipos de cambio vinculados a otras monedas, esto requeriría una reducción de las reservas cruciales de divisas para mantener la estabilidad de la moneda.

Los impactos no se limitarían al Medio Oriente. Por ejemplo, se proyecta que los ingresos de petróleo y gas de Ecuador disminuyan en un 85% en comparación con el año pasado, lo que agrava una situación ya difícil para un gobierno que recientemente anunció una reducción de USD 1,4 mil millones en el gasto público.

Los resultados de este nuevo análisis subrayan una vez más la importancia estratégica de las iniciativas de reforma más amplias que se han puesto en marcha, aunque a menudo de manera vacilante, en muchos de estos países productores. La transformación económica y el crecimiento diversificado son esenciales no solo para lidiar con la dinámica cambiante de la energía global.

La transición en el sector energético es una parte fundamental del desarrollo de economías más productivas, innovadoras y sostenibles. El proceso de reforma será complejo y desafiante, pero el informe especial de la AIE de 2018, Outlook for Producer Economies, subrayó que un sector energético que funcione bien, basado en una gama más amplia de recursos y tecnologías, incluidas las energías renovables, puede ser un activo duradero para los productores de hoy, proporcionando parte del capital y los conocimientos que pueden apoyar un crecimiento más diversificado.

Priscila Scheel| Energy Consultant

By | 2020-04-08T17:09:11+00:00 abril 8th, 2020|Categories: Destacado, Gas, M·Blog|Tags: , , |Comentarios desactivados en La pandemia y el petróleo