El modelo de negocio de las compañías eléctricas: nuevos actores, nuevos roles, nuevas reglas.

Home/Destacado, Electricidad, Energía, M·Blog/El modelo de negocio de las compañías eléctricas: nuevos actores, nuevos roles, nuevas reglas.

El modelo de negocio de las compañías eléctricas: nuevos actores, nuevos roles, nuevas reglas.

De un tiempo a esta parte, estamos viviendo cambios de gran relevancia en el sector eléctrico. Lenta pero imparablemente las grandes empresas eléctricas están trabajando duro para reinventarse.

El auge de la innovación ha propiciado que los fondos de capital riesgo corporativo de las grandes compañías de electricidad, petróleo y gas, triplicasen sus inversiones en los últimos seis años, como herramienta para dotarse de las tecnologías y nuevos modelos de negocio que les permitirán acometer los retos que se presenten.

Las relativamente bajas barreras de entrada han permitido la llegada masiva de nuevos competidores sin tanta necesidad de grandes márgenes. El modelo de negocio basado en la venta de kWh ya no es suficiente para sostener esas grandes corporaciones energéticas.

Las luchas de los últimos años por ganar grandes cuotas de mercado han mermado los márgenes y lo que se daba por garantizado, ya no es así.

Pero ¿Qué está cambiando? Han sido los años dorados de la industria, donde la demanda ha ido creciendo y absorbiendo las grandes inversiones, mientras que los costes caían por el milagro de las economías de escala (a pesar de las más que discutidas políticas energéticas gubernamentales). Las grandes inversiones podrían distribuirse entre el creciente volumen de ventas, lo que significaba precios más bajos por unidad para el consumidor promedio que, a su vez, fomentaba un mayor consumo. Una espiral que parecía no tener fin.

Sin embargo, estas premisas se han invertido. La demanda cae y el solo mantenimiento del actual sistema es cada vez más caro. Las comercializadoras afrontan los presupuestos anuales con las ventas estancadas o incluso a la baja, con márgenes cada vez más reducidos. A ello le sumamos un mercado mayorista que, además de afrontar los retos propios del mix de generación, tenga que absorber esa incapacidad que tiene el sistema de mantener sus costes fijos. El resultado es una factura eléctrica difícil de sostener/aceptar por el consumidor.

Todo ello coincide en el tiempo con grandes adelantos tecnológicos en energías renovables que están alentando a que el consumidor tradicional considere soluciones alternativas como el autoconsumo y la desconexión total o parcial de la red como una alternativa cada vez más apetecible.

Sin embargo, el autoconsumo no es la panacea, no está exento de retos. Hasta la fecha la evolución de la generación a través de energías renovables (cogeneración, fotovoltaica, eólica, etc) se ha fraguado a través de políticas gubernamentales de apoyo a través de subsidios. Este sistema se ha probado insostenible y estamos en un momento en el que la generación renovable empieza a ser realmente competitiva contra la generación tradicional sin la necesidad de un sistema de primas.

Sin embargo, ¿Qué supone el auge masivo del autoconsumo?  Los avances tecnológicos, especialmente en almacenamiento, microrredes y de gestión energética doméstica, permiten que más consumidores se vuelvan prácticamente autosuficientes, en el sentido de que ya no necesitan depender al 100% de la red para obtener energía. Sin embargo, siguen dependiendo parcialmente de la red para confiabilidad, equilibrio de carga y una variedad de otros servicios valiosos. El concepto de tener la red como back up de nuestro propio sistema de autoconsumo, afronta grandes retos.

Los reguladores en muchas partes del mundo pasan por grandes dificultades. Tienen que decidir como regular y cuánto pagar por esa autogeneración intermitente de los consumidores. El autoconsumo erosiona los actuales ingresos del sistema eléctrico público sin una reducción proporcional en sus costos fijos, que son significativos. Por eso vemos tanta resistencia por parte de los Gobiernos a la retirada del llamado “impuesto al sol”. ¿Quién financiará esa transición?  ¿Cómo afrontaremos los costes del actual sistema eléctrico?

Los negocios de las empresas energéticas tradicionales nunca han sido glamurosos o emocionantes, pero en línea de máximas han sido empresas verticalmente integradas que podían contar con ventas predecibles y crecimiento de los ingresos sostenibles. La llegada de nuevos competidores, los avances en eficiencia (en todos los ámbitos) y el hecho que las economías maduras se alejan lentamente de las industrias electro intensivas, hace que el crecimiento de la demanda de electricidad se ralentiza o disminuye, lo que, suponiendo que todo lo demás permanezca constante, disminuye los ingresos.

(Este fenómeno se aplica virtualmente a todas las economías maduras de la OCDE).

La carga neta en muchas redes es plana o está disminuyendo. Sin embargo, lo más importante es que, a medida que el volumen de ventas se reduzca, los costos fijos significativos de la industria se extenderán, lo que generará costes regulados más altos.

Fuente: Eurostat 2015

Fuente: Eurostat 2015

Como ya hemos expuesto, las tasas de crecimiento de la demanda de electricidad se están acercando rápidamente a cero, en un número de economías avanzadas.

Las razones varían de un país a otro, pero, en términos generales, las economías avanzadas se están desindustrializando gradualmente, a medida que se alejan de los segmentos intensivos en electricidad hacia los servicios y la manufactura de alto valor agregado. Dichas economías pueden generar una enorme riqueza utilizando relativamente poca energía.

La evidencia, si bien fragmentaria, es, sin embargo, aleccionadora. Por ejemplo, la demanda de energía primaria (no de electricidad) de Alemania disminuyó un 4,8% en 2014, en comparación con 2013. Además, esta no fue una anomalía de un solo año. La economía de Alemania sigue creciendo mientras utiliza menos energía desde 2006. Lo mismo se aplica a la electricidad en casi todas las economías maduras.

El caso más extremo de caída de la demanda de energía -incrementado con el aumento de las acciones renovables- puede observarse en Dinamarca, un país que está decidiendo eliminar gradualmente su dependencia de los combustibles fósiles para el año 2050.

Estas y otras pruebas, si bien no son concluyentes (y a expensas de la evolución del vehículo eléctrico y las baterías en los próximos años), sugieren que los días de crecimiento de la demanda del sector de la energía ya han pasado, al menos en las economías maduras del mundo.

Es, por supuesto, una historia diferente en las economías en rápido crecimiento, pero también llegarán a un estancamiento, seguido por un crecimiento económico que consume menos energía. La evidencia retrógrada de China, por ejemplo, muestra una caída significativa en el crecimiento de la demanda de electricidad en los últimos años.

Huelga decir que, ante este escenario, las grandes empresas eléctricas deben decidir si deben luchar contra la rápida adopción de sistemas de autogeneración o, en su defecto, unirse a la competencia para ayudar a que más consumidores se conviertan en prosumidores.

Para los reguladores, el reto es cómo regular mejor (si es que van a regular), ya que la industria tradicionalmente predecible y aburrida está pasando por un total renacimiento.

Para los prosumidores, sin embargo, el futuro está lleno de nuevas y emocionantes oportunidades que, por primera vez, les permiten hacer cosas que apenas eran imaginables hace una década. lo que es más importante, la posibilidad de generar energía limpia, sostenible y no contaminante en la azotea, a precios que cumplan, o en algunos casos superen los de la red pública. Y tienen más opciones para controlar su consumo y administrar su uso.

Si el costo del almacenamiento de energía cae tan rápido como lo hizo el costo de los paneles solares, la conexión a la red puede ser una buena opción para el respaldo, la confiabilidad y el balanceo de carga. Ya no será necesario comprar una gran cantidad de kilovatios-hora a los generadores ni pagar a los distribuidores por la entrega de electrones.

El negocio de las empresas eléctricas se está convirtiendo en algo más. La forma en que las partes y los reguladores interesados respondan a estos cambios importará mucho. Los prosumidores, sin embargo, harán cada vez más lo que sea mejor para ellos, eludiendo tanto los servicios de las comercializadoras como la regulación, si se interponen en el camino de lo que es técnicamente posible y económicamente ventajoso.

Los escépticos descartan tal discurso como una pura especulación e hipérbole. Argumentan que las empresas de energéticas tradicionales han existido durante más de un siglo y lograrán superar los desafíos que enfrentan hoy en día, ya sea superando o uniéndose a sus competidores. Pero sabemos de grandes corporaciones que no supieron adaptarse a los cambios y desaparecieron (Kodak, Yellow Pages, etc…)

Si bien algunos pueden, de hecho, sobrevivir y posiblemente prosperar, muchos serán demasiado lentos para cambiar o, quizás, verse obstaculizados por las mismas regulaciones que los han protegido de la competencia durante tanto tiempo.

Pero ¿Qué futuro nos depara? Hay mucha especulación sobre las implicaciones a más largo plazo de estas tendencias, y lo que significa. A día de hoy, no creo que nadie lo sepa, pero hay mucho capital y gente muy capaz trabajando para encontrarlo. Solo hay que ver la cantidad de noticias que se publican en relación a nuevas líneas de negocio y tecnología.

Sin embargo, hay aspectos clave y ciertos que marcaran ese futuro:

  • Descentralización. Ese futuro se distribuirá y descentralizará cada vez más con muchos consumidores / prosumidores que operan total o parcialmente fuera de la red pública, donde individuos o grupos de ellos vivirán en un entorno de energía neta cero con generación distribuida, almacenamiento y/o confiando en microrredes semiautónomas. ¿Un futuro distribuido / autosuficiente funcionará para todos? Probablemente no. Pero para cierto tipo de clientes muy bien puede encontrar un modelo no solo adecuado, sino también rentable y confiable.
  • Integración. Si bien el futuro de las empresas eléctricas tradicionales puede ser impredecible, el futuro de la red integrada es realmente brillante. El crecimiento de la generación distribuida, blockchain, y de las energías renovables aumentará significativamente el valor de la red integrada, que es bastante diferente de estar simplemente conectado a la red, como la mayoría de los clientes actualmente. Más allá de esto, hay quienes predicen que los consumidores pasivos no solo se convertirán en prosumidores activos, sino que podrán interactuar entre ellos utilizando la distribución y posiblemente la red de transmisión para realizar transacciones a través de tecnología como blockchain.
  • Almacenamiento. El futuro, sin duda, depende del costo y la practicidad del almacenamiento de energía. El futuro ciertamente puede estar más distribuido si los prosumidores pudieran almacenar su generación de oportunidades para su uso en otros momentos.
  • Renovables. Hay muy pocos expertos que estarían en desacuerdo con que el futuro sea renovable; solo es cuestión de tiempo y escala, ya que los costos de las energías renovables continúan cayendo, mientras que aumentan las restricciones sobre el uso de combustibles fósiles, en parte para limitar las emisiones de carbono a la atmosfera.
  • Regulación. Cabe recordar que dada la naturaleza política del servicio de electricidad que se considera un bien público, a pesar de los avances, los reguladores y las políticas energéticas decidirán lo que quieren que sea. Está claro que los políticos tienden a inmiscuirse no solo en el precio del servicio de electricidad, sino también en su composición, cómo se adquiere, se entrega y quién subsidia a quién en el proceso. Si bien la tecnología y la economía seguirán desempeñando un papel, también lo harán las reglamentaciones y las políticas, nos guste o no.
  • Conectado o no conectado. El futuro del negocio de la energía puede dividirse cada vez más entre los que tienen y los que no, con la creciente disparidad de las necesidades de servicio y la dependencia de la red. Gran parte del debate actual sobre los clientes solares frente a los no solares se centra en la equidad, y quién está subsidiando a quién. A medida que algunos clientes se alejan de la dependencia total de la red, quienes permanecen totalmente dependientes deben asumir costos más altos, ya que su número se reduce.
  • Agregación. La agregación de consumos individuales de clientes, que tradicionalmente es una ardua tarea, es cada día más fácil, al igual que las formas de alentar la carga agregada para que responda a los precios o a los incentivos. A través de la agregación, los clientes no solo pueden responder mejor a los precios, sino que pueden agruparse y ofertar en los mercados mayoristas, algo que solo clientes industriales muy grandes pueden gestionar hoy en día.

Dependiendo del punto de vista y las suposiciones de uno o más de estos futuros o una combinación de ellos puede surgir, y es poco probable que sea el mismo futuro para todas las regiones/países.

Los ejecutivos de las grandes corporaciones y empresas eléctricas ya están empezando a hacer suposiciones sobre lo que creen que implica el futuro, y están ideando estrategias en consecuencia. Diversificación, inversión en start ups, o tecnología están a la orden del día.

Sin duda, la tecnología es el impulsor más crítico del cambio. El surgimiento de plataformas y tecnologías que soportan la gestión de gran cantidad de datos, proliferación de medidores inteligentes, dispositivos inteligentes, sistemas de administración de energía en el hogar, sensores inalámbricos, automatización e inteligencia artificial. Los clientes ya pueden obtener una mejor información sobre quién ofrece qué servicios en un área determinada, tal como lo hacen cuando buscan asientos de aerolíneas low cost. El equivalente eléctrico de Kayak/logitravel/expedia/Skyscanner está por llegar, incluso si no se usa ampliamente.

Ya está sucediendo, el sector de la energía eléctrica, históricamente protegido de la competencia por mucho tiempo, y el último en adoptar las tecnologías más grandes de comunicación e información, está experimentando grandes cambios. La respuesta de “qué futuro” o, tal vez “si hay futuro” para las compañías eléctricas dependerá de cómo reaccionen a los incúmbete y con qué celeridad.

Todo ello, me invita a presagiar la entrada en el sector de empresas tecnológicas o la proliferación de fusiones entre corporaciones energéticas y de telecomunicaciones/tecnológicas. Atentos a los titulares de los medios.

 

Alejandro De Roca | Energy Consultant

By | 2018-07-03T10:21:39+00:00 julio 3rd, 2018|Categories: Destacado, Electricidad, Energía, M·Blog|Tags: , , , , |0 Comments

Deja un comentario