El autoconsumo y el COVID-19

Home/Destacado, Electricidad, Energía, M·Blog, Macroeconomía/El autoconsumo y el COVID-19

El autoconsumo y el COVID-19

Todo estaba dispuesto para dar cancha al autoconsumo fotovoltaico en España antes de la crisis del coronavirus. Teníamos una mejora en ley, primero con la eliminación del impuesto al sol, en octubre 2018 y luego con el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril. Este último permitió la compensación económica de los excedentes de energía limpia vertidos a la red a través de la facturación neta y abrió la puerta al autoconsumo compartido.  Por otro lado, vimos una bajada relevante en el precio de las instalaciones. En España el plazo de amortización de la inversión en autoconsumo se sitúa alrededor de los 6 años con un coste medio cercano a los 7.000 euros, según Soty Solar, aunque varía según el tipo de usuario que va desde empresas a comunidades de vecinos. Por ejemplo, en el caso de consumidores domésticos el prototipo de paneles que se instalan en los hogares tiene un tamaño medio de 4,3 kilovatios (KW), y cuesta alrededor de 5.500 euros, una inversión que se recupera en unos 7 años según Holaluz.

Todo ello condujo a aumento de más de 400 MW desde 2015 de potencia nueva instalada de autoconsumo fotovoltaico en España. Según el informe sobre el sector fotovoltaico en 2019 de UNEF, las cifras de crecimiento eran muy positivos apoyando la teoría de que el autoconsumo solar puede ser una de las palancas de crecimiento de la economía española. Para tener una idea, según UNEF, en el año 2019 se instalaron 459 megavatios de autoconsumo solar fotovoltaico, cuya inversión represento un importe de 550 millones de euros. Esto se tradujo en trabajo directo efectivo de instalación fue de 734.400 horas.

PARÓN

Ahora bien, el COVID-19 no dejo indiferente al sector fotovoltaico, sobre todo durante el parón de actividad que se produjo en las semanas de confinamiento.  La nueva coyuntura acabó con las previsiones que tenía UNEF de que se pusieran 600 MW en 2020. El covid-19 ha provocado una situación de incertidumbre económica en muchas empresas, generando cierto recelo a la hora de afrontar una inversión inicial en energía fotovoltaica.

De los 459 megavatios (MW) que se instalaron el año pasado, el 75% se hizo en la pequeña y mediana industria, muy dañada en el corto plazo por el virus. En estos momentos su prioridad no es el autoconsumo sino su negocio. Esto ha hecho que muchos contratos que estaban a punto de ser firmados se hayan pospuesto e incluso roto. La burocracia también está jugando su papel. Aún son muchos los municipios e instituciones públicas que ponen trabas a la hora de dar licencias de autoconsumo o permitir la instalación de paneles solares.

SUPERVIVIENTES

Sin embargo, se percibe desde la patronal fotovoltaica UNEF una clara tendencia en el sector que ha seguido su curso tras el periodo de confinamiento: el surgimiento del autoconsumo doméstico.

Según la web de Red Eléctrica de España (REE), y con datos al 30 de junio, la ralentización económica provocada por la crisis sanitaria no ha frenado en exceso la tendencia de los últimos meses tras abolirse el llamado ‘impuesto al sol’. REE señala un intenso remonte de peticiones, siendo la mayoría de autoconsumidores que solicitan conectar con el sistema para reducir sus facturas gracias a sus excedentes y cuyas peticiones en este campo suponen a nivel nacional cientos de expedientes que suman 2.242 MW al año, 927 MW más que a finales de febrero, días antes del confinamiento.

En este momento poscovid, el interés por el autocosumo en el ámbito residencial se da gracias, por un lado, a un perfil de usuario que ha tenido la oportunidad de ahorrar durante este período de confinamiento, así como en su disponibilidad de tiempo para informarse. Por otro lado, las bonificaciones fiscales que se están dando por parte de las administraciones locales y regionales están resultado un punto fuerte en la toma de decisión, siendo estas:

  • En el ámbito regional, y con el fin de promover el autoconsumo fotovoltaico en viviendas particulares, comunidades de vecinos, administraciones públicas y empresas, se ofrecen diferentes subvenciones para financiar proyectos energéticos renovables que difieren entre las comunidades autónomas. Por ejemplo, para la implantación de placas solares Castilla-La Mancha anuncio en julio un presupuesto de 900.000 euros las ayudas al autoconsumo de energía para hogares. En este caso, la inversión que habrá de abordar el particular para optar a estas ayudas debe superar los 3.000 euros. Los beneficiarios están obligados a mantener durante un periodo mínimo de tres años la instalación “y, en cualquier caso -informa el Gobierno regional-, los costes de mano de obra o ejecución de la obra civil serán subvencionables hasta el 30 por ciento de la inversión, con un límite de 6.000 euros”.
  • En el ámbito de la administración local, algunos ayuntamientos ofertan desgravaciones fiscales sobre el IBI y el ICIO para los sujetos que implementen sistemas de aprovechamiento solar. El ICIO es de carácter local, se paga en el momento de pedir una licencia de obra de forma única y su tipo impositivo suele rondar el 4%, aunque es variable dependiendo del ayuntamiento y se aplica sobre el coste ejecutivo de la instalación. Esta bonificación sobre el ICIO puede llegar al 95% en algunos ayuntamientos.

A esto cabe añadir que cada vez existen más ofertas innovadoras para llevar a cabo la instalación de autoconsumo llegando incluso a inversiones iniciales a coste casi 0 por parte del consumidor por paneles de alquiler o incluso ofertas en modalidad de suscripción sin entrada ni permanencia por cancelación.

AYUDAS

El aumento de peticiones por parte de domésticos no representa el nivel en MW de potencia fotovoltaica instalada que suponía las empresas. Una situación que preocupa al sector ya que se teme que la pandemia rompa todo lo construido anteriormente entorno a la actividad. Una actividad que permitió en 2019 una contribución directa al PIB español de un 0.26% (3.220 M€) y que dio trabajo a un total de 58.699 trabajadores nacionales, entre empleo directo, indirecto e inducido.

Dejar al sector sufrir las consecuencias de la pandemia sería algo contraproducente en un país con el ratio más alto de horas de sol de Europa (2.588,73 horas de sol al año). No solo eso, seria un paso atrás para cumplir con los objetivos del Plan Nacional Integrado de Clima y Energía (PNIEC). En este se prevé una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157 gigavatios (GW), de los que 37 GW serán energía solar fotovoltaica para 2030.

Para evitar que se pierda el tren, desde el sector piden un plan de reactivación y unas reformas de calado que palien los efectos del COVID-19. Con carácter temporal, se solicita para las empresas que quieran instalar autoconsumo puedan disponer de flexibilidad en la amortización del gasto inicial y aplicar un IVA reducido a los que se hagan autoconsumidores domésticos. Con carácter más fijo, se solicita:

  • Bonificaciones sobre el IBI en todos los municipios.
  • Rediseño de la factura eléctrica reduciendo el peso del término fijo, para que los consumidores puedan ver reflejados en su factura los ahorros que supone el autoconsumo. Recordar que el término fijo de la tarifa, el que se paga independientemente de que se consuma o no, supone entre un 40 y un 50 %; frente al 22-23 % en Europa.
  • Simplificar, homogeneizar y digitalizar las tramitaciones administrativas a nivel autonómico, eliminando el requisito de la licencia de obras y sustituyéndolo por una comunicación previa.
  • Reformar la Ley de propiedad horizontal para facilitar la realización de instalaciones de autoconsumo colectivo.

Es importante apostar y dar ayudas al sector fotovoltaico porque, no solo ha demostrado ser un motor de recuperación para la economía española en esta crisis sanitaria, sino porque es un eje que nos permite contribuir la transición ecológica. El sector ya tiene por delante algunos retos que afrontar como la disminución de costes de los sistemas de almacenamiento en baterías o el avance respecto a la no gestionabilidad de las energías renovables, no necesita que el COVID-19 sea otro más.

Marta Merodio | Energy Consultant

By | 2020-09-15T14:35:11+00:00 septiembre 15th, 2020|Categories: Destacado, Electricidad, Energía, M·Blog, Macroeconomía|Tags: , , |0 Comments

Deja un comentario