EEUU y su vuelta a las políticas de cambio climático

Home/Destacado, Energía, Gas, M·Blog, Macroeconomía, Petróleo/EEUU y su vuelta a las políticas de cambio climático

EEUU y su vuelta a las políticas de cambio climático

Los efectos de que América se retirara del acuerdo de París sobre el cambio climático fueran breves. El presidente electo Joe Biden ha prometido volver a unirse al pacto tan pronto como entre en la Casa Blanca.

La mayoría de los países están ansiosos por dar la bienvenida a América en el club de los que se preocupan por él.

En las últimas ocho semanas, China, Japón y Corea del Sur han prometido reducir las emisiones netas a cero para mediados de siglo o por ahí. Cuatro de las cinco economías más grandes se han comprometido ahora a reducir las emisiones en consonancia con la limitación del calentamiento global a 2°Cpor encima de los niveles preindustriales o menos.

Fuente: The Economist – Climate Action Tracker

Buenas intenciones

El Sr. Biden ha transmitido su intención de adoptar un objetivo de emisiones netas nulas para el año 2050, que según los analistas reducirá 0,1°C sus proyecciones de temperatura para el final del siglo.

Para volver a unirse al acuerdo de París, tendrá que presentar formalmente este objetivo junto con un compromiso nacional actualizado para reducir las emisiones. La mayoría de los observadores creen que una disminución del 45-50% de los niveles de 2005 para el 2030 sería difícil pero factible, justa y acorde con lo que está haciendo Europa.

La integración de la infraestructura ecológica, la energía y la investigación y el desarrollo en cualquier nuevo estímulo gubernamental ayudaría. La opinión pública estadounidense es ampliamente favorable. En las encuestas a pie de urna, dos tercios de los votantes dijeron que el cambio climático era un problema grave.

Sin embargo, no todos los gobiernos darán la bienvenida a un líder que se posiciona contra el actual statu quo en la Casa Blanca. Los productores de petróleo y carbón son cautelosos.

También lo es el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Biden ha amenazado con «consecuencias económicas» si Brasil continúa derribando la selva amazónica. Bolsonaro, que piensa que los eco escudos extranjeros tienen diseños imperialistas en el territorio brasileño, twiteó «NUESTRA SOBERANÍA NO ES NEGOCIABLE» y habló vagamente de la necesidad de «pólvora» para defenderla.

Las emisiones de carbono de Brasil aumentaron en un 9,6% en 2019, principalmente debido a la deforestación.

Las expectativas

A algunos países asiáticos les preocupa que el Sr. Biden pueda hacer concesiones de seguridad a China en busca de otros objetivos, como la cooperación en materia de cambio climático.

El nuevo primer ministro de Japón, Suga Yoshihide, seguramente espera una relación más convencional con el principal aliado de su país.

Los asiáticos cuentan con un “lastre estratégico y económico» a la relación de América con Asia, y «una diplomacia más matizada».

Durante los años de presidencia de Donald Trump, la Unión Europea se encontró inesperadamente con un defensor del multilateralismo. Tras la victoria de Biden, los europeos esperan que esta carga sea compartida.

Además de volver a unirse al acuerdo de París, les gustaría que Estados Unidos dejara de socavar la Organización Mundial del Comercio y revitalizara el acuerdo nuclear con Irán. Biden ha sugerido que lo hará.

En términos estratégicos, el principal objetivo de la UE es evitar ser arrastrada a una lucha hegemónica entre América y China. Quiere ser un poco más firme y menos crédula con China, pero puede no apoyar a Biden si persigue la confrontación.

Francia espera un nuevo impulso estadounidense para resolver los conflictos regionales que afectan a la seguridad europea, desde el expansionismo turco en el Mediterráneo oriental hasta la inestabilidad en el Líbano y Libia.

Alemania y Francia acogerán con satisfacción el regreso del civismo y la seriedad estadounidenses, y el fin de los esfuerzos del Sr. Trump por dividir a Europa.

Sin embargo, en las capitales europeas se reconoce claramente que, incluso bajo el mandato de Obama, Europa ha empezado a desaparecer de la vista de los Estados Unidos. «Los americanos son obviamente indispensables», dice una fuente presidencial francesa, «pero el mundo ha cambiado».

Francia ahora quiere que Europa haga más por sí misma, y de manera diferente. Emmanuel Macron, presidente de Francia, deberá convencer al equipo de Biden de que sus ambiciones de construir una «autonomía estratégica» en Europa no tienen por objeto dejar de lado a la OTAN.

Gran Bretaña espera asegurar un acuerdo comercial con Estados Unidos (para compensar el daño causado por Brexit) y dar un golpe por encima de su peso a nivel mundial a través de su «relación especial» con la superpotencia.

Sin embargo, Biden, de ascendencia irlandesa, ha insinuado que Gran Bretaña puede olvidarse de un acuerdo comercial si vuelve a imponer una dura frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. El hecho de que el Sr. Johnson fuera el segundo líder mundial en hablar con Biden después de su victoria disipará algunos temores, pero es probable que Gran Bretaña pierda su papel de puente entre los Estados Unidos y Europa.

El Programa Verde

El programa verde de Biden propone un plan de inversiones limpias de 2 billones de dólares para ayudar a que Estados Unidos logre las emisiones netas cero en 2050, también ha prometido una generación eléctrica 100% libre de emisiones en 2035.

El compromiso de las emisiones netas cero en 2050 de Biden se une al de la Unión Europea (9,13% de las emisiones mundiales), que también se ha fijado como meta la neutralidad climática para mediados de siglo.

Hace unas semanas, China (29,7% de las emisiones) dio un paso al frente también y anunció que antes de 2060 logrará la neutralidad de sus emisiones de carbono.

Solo estos tres bloques acumulan más de la mitad de las emisiones globales de efecto invernadero y si se hacen realidad estas promesas el mundo estaría encaminado a cumplir las metas del Acuerdo de París.

El pacto establece como objetivo principal que el aumento de la temperatura media del planeta no supere los 2 grados respecto a la era preindustrial, y que en la medida de lo posible se quede por debajo de 1,5 (el calentamiento ronda ya 1 grado).

Fuente: Climate Action Tracker

Cuando en 2014 se estaban discutiendo los detalles del Acuerdo de París, la Administración de Barack Obama —de la que Biden era vicepresidente— estableció un objetivo de recorte para 2025 de entre un 26% y un 28% respecto a los niveles de 2005.

Para lograrlo su Gobierno había aprobado un programa de energía limpia, que fue frenado por el Tribunal Supremo de Estados Unidos primero y luego derogado por Trump.

Según la consultora Rhodium Group, en 2019 las emisiones de Estados Unidos habían caído un 12,3% respecto a los niveles de 2005, con lo que estaría a medio camino de la meta propuesta por Obama. Biden no se ha fijado aún ninguna.

En su programa medioambiental apunta a que pedirá al Congreso que ponga en marcha la legislación pertinente para que, entre otras cuestiones, se aprueben los mecanismos para avanzar hacia las emisiones cero en 2050 y se establezcan metas concretas para 2025.

La oportunidad histórica

Hay intención, eso es evidente, pero… ¿Hay posibilidades?

Conviene no olvidar que los republicanos aún conservan su mayoría en el Senado, lo cual podría tirar atrás muchas de las iniciativas climáticas del gobierno.

Si Biden quiere que el Green New Deal pase de declaración de buenas intenciones a realidad, el Departamento de Estado necesita pensar de manera estratégica y reorganizar la política internacional estadounidense en torno a esta cuestión.

No va a ser fácil, pero lo que está en juego es ni más ni menos que nuestra supervivencia como especie.

Priscila Scheel| Energy Consultant

By | 2020-12-09T15:12:23+00:00 diciembre 9th, 2020|Categories: Destacado, Energía, Gas, M·Blog, Macroeconomía, Petróleo|Tags: , , |Comentarios desactivados en EEUU y su vuelta a las políticas de cambio climático